0
go to cart

¿Es mejor fumar Cannabis en Barcelona o Madrid?

Creado en Nov 30, 2018

Namaste Vapes España

Introducción:

La sustancia del Cannabis está dentro de la sociedad española, aunque ocupa un vacío legal que todo el mundo desconoce ya que se supone que no es legal pero no es sancionable. Una de las preguntas que muchas personas pueden hacerse es saber cuál es la mejor ciudad para fumar Cannabis, sin duda entre las opciones tienen que estar Barcelona y Madrid, cuyas características analizaremos en este texto.

1 Características de las ciudades

1.1 Barcelona

Las cifras de turistas crecen cada año en la ciudad más cosmopolita de España, pero en los últimos tiempos ha aparecido una nueva tendencia como la oferta de lugares y clubs para el consumo del Cannabis. Este turismo cannábico ya puede sentarse en algún club situado en el centro de la ciudad para consumir la sustancia y no tener ningún tipo de problema legal, al recaer la responsabilidad sobre el lugar que lo ofrece. El problema de estos establecimientos es que son totalmente clandestinos, pero están a ojos de todas las personas que den un paseo por Barcelona.

Ante esto, el Cannabis ofrecido no pasa ningún tipo de control y no se sabe a ciencia cierta de dónde proviene. Hay incluso carteles con distintos tipos para los más experimentados, aunque la opción más viable es el Cannabis más básico ya que las personas que entran en estos lugares lo hacen por curiosidad y para vivir la experiencia. El objetivo de estos lugares está más enfocado en los turistas que en los habitantes de la ciudad, ya que estos pueden consumirla a precios mucho más baratos que en el club.

1.2 Madrid

La capital española siempre se ha considerado una zona algo más reservada que Barcelona para este tipo de sustancias ya que no está regulada ni se espera que lo esté a corto plazo. También existen clubes privados donde se puede adquirir Cannabis, aunque desde los establecimientos afirman que no hay venta y cada usuario trae la sustancia de su casa. Fumar Cannabis está totalmente prohibido, por lo que muchos fumadores creen que no infringen ninguna ley si disfrutan del Cannabis en establecimientos privados, con mucha discreción.

El objetivo de estas reuniones entre fumadores es compartir un buen rato con personas con gustos similares, el problema llega cuando lo adquirido en el interior de estos clubes es sacado a su exterior ya que las autoridades podrían confiscarlo perfectamente. Desde las instituciones públicas se quiere cerrar este tipo de establecimientos ya que se considera que no cumplen la normativa, al haber sustancias que no pasan controles ni cumplen con las condiciones impuestas por Sanidad. En este sentido, Barcelona es más flexible que la capital española al haber un menos control de los fumadores de Cannabis.

2 Regulación

Ambas ciudades comparten una serie de leyes sobre este tipo de sustancias, aunque Barcelona cuenta con algunos aspectos distintos al intentar posicionarse a favor de la legalidad del Cannabis en varias ocasiones.

1.1 Barcelona

Hace un año se aprobaba en el Parlamento de Cataluña una ley que regulaba el consumo del Cannabis tras una recogida de firmas que unió a más de 56.000 personas por un mismo objetivo. El objetivo de esta ley era regular los establecimientos que ofrecían Cannabis, para que los integrantes estuviesen disfrutando sin incurrir en ninguna ilegalidad.

Lo estipulado en este acuerdo es una cantidad máxima de producción para evitar que sea un negocio de sustancias estupefacientes legal, lo que incumbiría grandes movimientos de dinero y sustancias. Todo estaría totalmente regulado, tanto la cantidad a consumir por edad del fumador en el caso de uso recreativo y sin límite si es para un uso medicinal.

Todo el consumo de cada individuo estaría totalmente recogido ya que en ningún caso se podría superar el límite, al producir posibles daños a nivel mental y físico. El problema llegaba cuando hace unos meses, el Gobierno central se oponía a esta medida al poder invadir las competencias del Estado y podrían llevar a actividades ilegales, siendo una tapadera para vender otro tipo de sustancias sin control.

1.2 Madrid

El caso de la capital española es totalmente distinto al no tener ni siquiera la pretensión de que esta actividad se legalice a corto plazo. Desde el Gobierno se quiere evitar a toda costa que se regulen los clubes de consumidores de Cannabis ya que podría llevar a otro tipo de actividades ilegales, sobre las que no se tendría ningún control dada la discreción de estos locales. Algunos grupos políticos como Podemos están haciendo esfuerzos por legalizar el consumo de Cannabis, el problema es que su representación no es suficiente y el resto de partidos políticos echarían la medida atrás.

En esa medida, se quiere legalizar tanto el uso recreativo como el medicinal, siendo este último más importante ya que podría favorecer la recuperación de los pacientes o ayudaría a nivel mental a la hora de afrontar procesos complicados. Parece que estos esfuerzos no están sirviendo en este momento, pero en algún momento se tendrá que terminar de legalizar al ser una sustancia tan consumida y tan presente en la sociedad española.

3 ¿En Qué Ciudades puedes Encotrar Mayor Variedad?

Sin ninguna duda, Madrid y Barcelona son las ciudades donde el consumo de Cannabis está más extendido, lo que quiere decir que sean los principales puntos de encuentro para los consumidores habituales.

Madrid fue pionera a la hora de ofrecer establecimientos enfocados en esta actividad, pero se ha visto superada por Barcelona al ofrecer condiciones excelentes y lugares aclimatados para cualquier tipo de consumidor.

Barcelona se ha convertido en uno de los destinos más demandados por los fumadores de Cannabis ya que allí encuentran todo lo que necesitan para tener una buena experiencia.

Pese a no estar legalizado, el Cannabis parece haberse hecho un hueco dentro del mercado barcelonés, por lo que es el destino preferido para todos los turistas, por encima de Madrid y otras ciudades del territorio español. La ciudad catalana está dando pasos de gigantes y no sería de extrañar que en el futuro fuese la primera en legalizar esta actividad cada vez más demandada.