0
go to cart

Consejos para Obtener el Mejor Sabor de tus Hierbas al Vapear

Creado en Oct 22, 2018

Son muchos los factores que entran en juego al momento de la vaporización de marihuana. Partiendo desde la selección de un vaporizador que ofrezca prestaciones de primera, tales como el Pax 3 o el Firefly 2; pasando por la habilidad de configurar y utilizar el dispositivo en los parámetros recomendados; y hasta llegar al estado de las hierbas secas o concentrados de marihuana que se utilizarán como material, no son pocos los detalles que hay que tener en cuenta con miras a obtener el mejor sabor al vaporear.

Vaporizador Firefly 2

La frescura siempre tiene que ser una prioridad

Cuando la marihuana está fresca tiende a desprender mayor humedad, y estas condiciones son ideales para un óptimo funcionamiento del vaporizador. Aunque tampoco es recomendable pasarse en frescura para evitar usar el material sin que todavía esté listo, y mucho menos cuando estamos persiguiendo el mejor sabor.

La vaporización de las hierbas se dará cuando la temperatura en el hornillo presente las condiciones para que las primeras lleguen a su punto de ebullición. Por lo que es mejor optar por cogollos que no se sientan húmedos en exceso al tacto, pero que tampoco estén tan secos como para deshacerse entre los dedos como polvillo.

Un molinillo de hierbas nunca caerá mal

Las hierbas finamente trituradas producirán mucho mejores resultados en sabor y rendimiento al momento de ser vaporizadas, por lo que recurrir a la ayuda de un molinillo de hierbas, ya sea manual o eléctrico, nunca estará de más para alcanzar los más altos estándares en calidad de vapor.

Muchos de los kits de vaporizadores portátiles en la actualidad incluyen un molinillo manual, por lo que esto es un punto que puedes tener garantizado desde tu mismísimo primer paso en el mundo del vaporeo. Aunque para alcanzar los resultados más rápidos y consistentes es recomendable optar por un molinillo eléctrico.

Encuentra la cantidad precisa de material a utilizar

Cada hornillo tiene su propia medida, y la misma se alcanza luego de algunas sesiones de prueba. Es importante tener en cuenta no sobrepasarse de material al llenarlo, ya que esto podría traer consecuencias negativas para el desempeño del vaporizador a lo largo del tiempo.

De igual forma, es necesario colocar la cantidad de marihuana necesaria para llenar el hornillo en su capacidad total. Vaporizadores como el Pax 3 incluyen una tapa adicional con la que es posible rellenar media cámara para sesiones cortas, punto que puede inclinar la balanza a favor del ahorro de reservas.

Vaporizador Pax 3

Identifica la temperatura ideal para cada sesión

No hay punto más importante para encontrar el mejor sabor de tus hierbas que la temperatura. Es la base de todo el proceso de vaporización, y es por ello que nunca debe ser tomada a la ligera. El rango general recomendado por la mayoría de los profesionales está entre los 180°C y los 210°C, pero la medida exacta está en los gustos de cada usuario.

Los diferentes tipos de cannabinoides alcanzan su punto de ebullición a temperaturas distintas, y factores que hemos mencionado anteriormente, como la forma de triturar las hierbas o su frescura, también tendrán incidencia en la identificación de la mejor temperatura. ¡Es un asunto de ensayo y error para encontrar tus números mágicos!

Opta por caladas suaves y lentas. ¡El apuro no es buen compañero!

Acá estamos hablando de la vaporización de hierbas secas o concentrados de marihuana mediante dispositivos específicamente diseñados para ello. Olvídate de las figuras y las excesivas nubes de vapor que se pueden producir con los atomizadores de esencias saborizadas. ¡Es un terreno completamente diferente!

Lo mejor para obtener un vapor consistente y lleno de sabor es dar caladas suaves y cortas a tu vaporizador. Y aunque los inconvenientes pueden variar dependiendo del modelo, generalmente de esta forma evitarás arrastrar restos de marihuana hacia la boquilla, y al mismo tiempo limitarás la entrada de aire frío al hornillo del equipo.

Mucho cuidado con la combustión

Utilizar un vaporizador portátil de forma incorrecta puede traer como consecuencia que las hierbas se quemen, y si esto llegara a pasar estarás perdiendo la principal ventaja de la vaporización, que no es otra que evitar a toda la costa la combustión y la entrada a tu organismo de sustancias tóxicas generadas en ese proceso.

No tiene sentido que uses tu vaporizador como si se trata de un cigarrillo. Cuida muy bien las temperaturas que empleas, y concéntrate en alcanzar un nivel que te permita disfrutar un buen sabor de tus hierbas, ya que esta es una señal inequívoca de que el material se está vaporizando correctamente.

¿Tienes unas cepas que no resaltan por su sabor? ¡Prueba combinarlas con otras hierbas!

Es imposible negar que hay cepas de marihuana con altos índices de olores y sabores frutales, mientras que otras pueden ser un poco más planas en ese terreno. Pero la mayoría de los vaporizadores modernos te permiten mezclar cualquier hierba seca que gustes junto al material principal.

Las opciones son prácticamente infinitas: menta, lavanda, hierba de San Juan, marihuanilla, pasiflora y camomila, entre muchas otras especies. Lo importante es que te cerciores de que la planta complementaria no tenga mayores efectos secundarios más allá del sabor, ¡y así evitarás cualquier cruce de rieles que no tengas planificado!

El mantenimiento de tu vaporizador también es esencial

Kits de vaporizadores portátiles como el Pax 3 y el Firefly 2 incluyen herramientas para la limpieza del dispositivo. Y, como ya sospecharás, estas cosas no están de adorno. Si buscas aprovechar tus hierbas favoritas al máximo tienes que cuidar con mimo el dispositivo que te proporciona esas nubes de vapor. Infórmarte sobre los mejores vaporizadores del 2018 y sus características  que te ayudaran en el mantenimiento y cuidado de tu vaporizador.

Lee cuidadosamente el manual de tu vaporizador, sigue al pie de la letra sus instrucciones y no descuides ninguno de sus puntos de mantenimiento. El hornillo, las boquillas, el conducto de vapor y hasta las rejillas. Nada puede quedar por fuera al momento de la limpieza. Reemplaza las piezas que ya estén pidiendo un cambio, y de esta forma estarás estableciendo las condiciones ideales para obtener las mejores caladas de sabor al vaporear.