0
go to cart

Clubs de Cannabis en Barcelona: Una Guía Integral

Creado en Dec 03, 2018

Fiesta y Vapeando

Ya hemos mencionado en anteriores ocasiones el acelerado crecimiento que han tenido las asociaciones cannábicas en la Ciudad Condal durante los últimos tiempos, un fenómeno que registró su nacimiento ya hace casi una década, y que se ha replicado tanto en otras localidades españolas como en diferentes lugares del mundo.

Es tal la popularidad de los clubs de cannabis en Barcelona que, a la altura de la legendaria Ámsterdam, el lugar se ha convertido es un destino turístico fijo para los amantes de la marihuana. Sin embargo, no ha sido un camino de puras rosas el que han transitado los mencionados establecimientos, y tampoco es seguro visitar cualquier lugar que te mencionen de paso por Las Ramblas.

La aparición del primer club de cannabis en Cataluña se remonta al 2010, con la ya desaparecida Asociación Barcelonesa Cannábica de Autoconsumo (ABCDA), una iniciativa en la que probablemente ninguno de sus pioneros sospechaba para ese momento que estaba dando el primer chispazo de una práctica que llegó para quedarse.

¿Cómo reconocer un verdadero club de cannabis?

Para no caer en trampas o estafas, debes saber que una asociación cannábica es un establecimiento sin fines de lucro en el que se consume cannabis, con fines medicinales o recreativos, entre una serie de socios que comparten la materia prima, proveniente de plantas que ellos mismos autorizan a sembrar y cultivar.

Un club de cannabis que cumpla con las leyes vigentes en Barcelona debe estar inscrito en el registro autonómico de asociaciones, además de respetar los requisitos legales establecidos por el municipio que corresponda, que pueden variar entre la insonorización del lugar, la ubicación de las salidas de humo y la proximidad con escuelas, entre otros puntos.

¿Todos los clubs de cannabis son legales?

La respuesta corta es no, ya que se han dado casos de grupos que han tratado de lucrarse gracias al fenómeno en cuestión, y usar el establecimiento como tapadera para el tráfico de estupefacientes. Los clubes de cannabis que sí están en regla cuentan con un amparo legal claramente establecido, aunque el cultivo y el uso de la marihuana en su interior reposan en un limbo legislativo.

Es importante recalcar que los usuarios y miembros presentes en la asociación solamente pueden consumir marihuana en el establecimiento en sí, y necesitan un carné de socio o un pase de invitado, que se obtienen ya sea por recomendación de un socio anterior, o a través de diferentes metodologías establecidas por cada asociación, que pueden variar entre concursos, listas de espera y evaluaciones de ingreso.

Una directiva tradicional adaptada al presente

Los clubes de cannabis están constituidos por una junta directiva, la cual debe estar integrada como mínimo por un director y un tesorero. El beneficio económico en este tipo de establecimientos está penado por la ley, así que cualquier inversión realizada por los socios debe volver a ser invertida para el beneficio de la asociación, lo que se traduce en un sistema de retroalimentación continua.

Cada socio firma y autoriza la plantación de sus propias cepas, y bajo el formato del autoconsumo compartido es posible contar con marihuana en cada una de las visitas al lugar. Estas directrices son las bases de vigilancia para evitar que se den casos centrados en el tráfico de drogas dentro de supuestos clubs de marihuana.

Principales asociaciones cannábicas en Barcelona

Para terminar, y aunque la lista actualmente supera más de medio millar de clubes de cannabis en toda Cataluña, podemos destacar algunos nombres que han resaltado por la correcta gestión de sus dirigencias y el buen comportamiento por parte de sus socios y visitantes:

1. Greenardó:

Ubicado en el legendario barrio barcelonés que da nombre al establecimiento, esta asociación cannábica privada es una de las referencias actuales de la cultura del cannabis en Barcelona, con una apuesta clara por el uso responsable de la marihuana y diferentes derivados, además de ofrecer los servicios médicos, psicológicos y fisioterapeutas asociados a la planta.

2. Hash Oil Club:

Las frecuentes inspecciones en los cultivos y frutos en el Hash Oil Club garantiza calidad de primera en cada una de las cepas que son plantadas para sus socios, además de producir una gama de aceites y concentrados de marihuana perfectos para quienes prefieran vaporear el cannabis en este formato.

3. Marisana:

La principal misión de los fundadores de este club de cannabis es hacer frente a los riesgos que trae consigo el uso de marihuana obtenida mediante el mercado negro, la cual puede traer consigo diferentes contaminantes que son peligrosos para la salud. Además, ¡en el lugar se organizan cada cierto tiempo proyecciones cinematográficas y deportivas!

4. La Sagrada María Club:

Un local de la calle Mallorca alberga a esta asociación cannábica, justamente a pocos minutos de la Sagrada Familia. ¿Un chiste oculto en el nombre? Es muy probable, ¡y vaya que funciona! La Sagrada María Club está entre los clubes de marihuana más populares de Barcelona, entre otras cosas, por su fomento al respeto, la tolerancia y la diversidad, y las continuas actividades culturales que se celebran en el lugar.

5. NPK Club Barcelona:

Este club de cannabis cuenta con un conjunto de socios que están continuamente debatiendo sobre las posibilidades de mejora en el ámbito legal por parte de este tipo de establecimientos, además de discusiones sobre la posible legalización de la marihuana. ¡Ideas frescas y en constante movimiento!

6. Remedy Cannabis Club:

En esta asociación cannábica se jactan de contar con una de las mejores cafeterías de estilo “coffe shop” holandés, pero en suelo ibérico. Adicionalmente, organizan seguidamente concursos y juegos temáticos para el disfrute social de todos sus integrantes.

7. Dragon Cannabis Club:

Uno de los clubes que más se preocupa en la privacidad de los socios que lo frecuentan, este es un espacio completamente seguro, tranquilo y confortable para aprovechar los beneficios lúdicos y terapéuticos del cannabis. Para ingresar al lugar debes completar un formulario especial, ¡pero no vayas a preocuparte! En absoluto se trata de un examen de matemáticas.